«Un barco atracado en un puerto está seguro, pero no es la finalidad para la que fue construido.» William Shedd.